Proteger la piel desde el interior y a través de la alimentación

Poco a poco entramos en la llamada “nueva normalidad” de la mano del buen tiempo y con la llegada del verano muchos y muchas ya están planeando las vacaciones o pequeñas escapadas. Pero como llevamos mucho tiempo sin disfrutar del sol, tenemos que preparar nuestra piel para evitar sus efectos perjudiciales ¿Sabías que el consumo de algunos nutrientes esenciales como los ácidos grasos omega-3 y la Vitamina E del aceite de oliva pueden ayudarte a preparar tu piel para el sol? ¡Pues sigue leyendo!

Efectos beneficiosos y perjudiciales del sol

La exposición moderada al sol nos produce un estado de bienestar general, tiene acción terapéutica en diferentes enfermedades de la piel y es esencial para la formación de Vitamina D en nuestro organismo. En el otro lado, se encuentran los efectos perjudiciales como son las quemaduras solares, el envejecimiento prematuro de la piel, la aparición de manchas y el cáncer de piel.

El sol y el daño celular en nuestra piel

Cuando la radiación ultravioleta (UV) impacta en las células más externas de nuestra piel hace que estas sufran estrés oxidativo, que consiste en una excesiva producción de unos compuestos dañinos, radicales libres, que finalmente provocan daño celular. Este daño sobre las células de nuestra piel induce a que se inflamen y disminuye su sistema inmune. Esto es lo que sucede dentro de tu piel cuando se produce una quemadura solar pero también cuando la radiación UV llega a tu piel desprotegida.

El efecto protector del omega-3 sobre tu piel

Los ácidos grasos omega-3 son nutrientes esenciales que actúan dentro de nuestro organismo y más específicamente sobre las células. El consumo de ácidos grasos esenciales omega-3, EPA y DHA, pueden ayudar a tu piel gracias a que se convierten en compuestos que modulan la inflamación y la respuesta inmune que se produce por la exposición solar sobra las células de tu piel.

 

tomar el sol en piscinaEstudios científicos en humanos evidencian que la suplementación de la dieta con ácidos grasos omega-3 puede incrementar la protección de nuestra piel frente a la radiación proporcionando una capa adicional de fotoprotección a los efectos dañinos de la radiación UV.

El consumo de nutrientes como el omega-3 para mejorar la salud de nuestra piel frente a la radiación solar debe ser complementario al uso de los fotoprotectores tópicos, nunca un sustitutivo de los mismos.

 

 

Para proteger de forma integral nuestra piel la Asociación de Dermatología y Venereología nos aconsejan la aplicación de las siguientes medidas:

1-Protección física de la piel con ropa, sombrero y gafas de sol y la sombrilla en la playa, ¡que nunca se te olvide!

2-Protección química mediante la aplicación de cremas y filtros solares sobre nuestra piel.

3-Fotoprotección oral gracias al consumo de complementos que contienen sustancias que ejercen un efecto preventivo de los daños inducidos por la radiación UV en la piel. Estos compuestos suelen tener acción antioxidante, antiinflamatoria o inmunomoduladora, como Vidalim, que gracias a sus altos niveles de ácidos grasos Omega3 DHA puede ayudar a tener una piel mas saludable y preparada ante las exposiciones solares.

Toma un sobre de VIDALIM al día, el cual puedes añadirlo a tus platos. Para obtener una máxima eficacia, empieza a tomarlo antes de las primeras exposiciones prolongadas al sol.


Bibliografía:

  1. Huang et al. 2018. Cosmetic and Therapeutic Applications of Fish Oil’s Fatty Acids on the Skin. Marine Drugs, 16, 256. doi:10.3390/md16080256.
  2. Pilkington et al. 2011. Omega-3 polyunsaturated fatty acids: photoprotective macronutrients. Experimental Dermatology, 20, 537–543. doi:10.1111/j.1600-0625.2011.01294.x