Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 contribuyen al crecimiento de las neuronas y al desarrollo del cerebro humano, sobre todo en las primeras etapas de la vida.

Estudios sobre la ingesta de omega-3 en la dieta de niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) han comprobado que su consumo se encuentra por debajo de las recomendaciones indicadas por las agencias de salud (250 mg/día), incluso en niños con normal desarrollo. También se han observado casos en los que relación de ingesta omega-6/omega-3 es muy elevada. Generalmente, los niños con TDAH se tratan con fármacos y terapia conductual, aunque se está observando una tendencia a recomendar el uso de omega-3 como un complemento al tratamiento. 

Se han publicado diversos estudios clínicos para comprobar los efectos de la suplementación con omega-3 en niños con TDAH. En alguno de ellos, se ha observado una mejora en los síntomas clínicos y en el rendimiento cognitivo al suplementar con omega-3 la dieta de niños con TDAH.

Los ácidos grasos omega-3 pueden ser relevantes en la mejora de los síntomas del TDAH

En la actualidad, se siguen llevando a cabo estudios clínicos en niños con TDAH complementando su tratamiento médico con omega-3 y observando efectos positivos en algunos parámetros de la enfermedad. Estos ensayos clínicos suman más evidencias prometedoras de que los ácidos grasos omega-3 pueden ser relevantes en la mejora de los síntomas del TDAH

VIDALIM Kids es un complemento alimenticio que reúne los beneficios del omega-3 y los del aceite de oliva, presentados en sobres monodosis para facilitar su administración a través de la alimentación, pudiendo añadirse a cualquier plato, evitando así pastillas, capsulas o viales que suelen causar rechazo en los niños.

gráfico de ácidos grasos omega3

 

 

 

 

 

Fuente: Fuente: Fuentes-Albero et al. 2019.


Bibliografía: 

Fuentes-Albero et al. 2019. Omega-3 Long-Chain Polyunsaturated Fatty Acids Intake in Children with Attention Deficit and Hyperactivity Disorder. Brain Sciences. doi:10.3390/brainsci9050120.

Chang et al. 2018. Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids in Youths with Attention Deficit Hyperactivity Disorder: a Systematic Review and Meta-Analysis of Clinical Trials and Biological Studies. Neuropsychopharmacology. doi: 10.1038/npp.2017.160.

European Food Safety Authority (EFSA). Scientific opinion on dietary reference values for fats, including saturated fatty acids, polyunsaturated fatty acids, monounsaturated fatty acids, trans fatty acids, and cholesterol. EFSA J. 2010, 8, 1461.

Rodríguez et al. 2019. Supplementation with high-content docosahexaenoic acid triglyceride in attention-deficit hyperactivity disorder: a randomized double-blind placebo-controlled trial. Neuropsychiatric Disease and Treatment. doi: 10.2147/NDT.S206020.